Sobreprotección: Vivo por mis hijos, ¿La vida de ellos?


La sobreprotección: Yo vivo por mis hijos, ¿La vida de ellos?

“Ay pobrecito” es una típica de nosotras las mamás mexicanas. Nos adelantamos a que los hijos no sufran porque queremos evitarle el dolor. Suena muy romántico decir “Ay pobrecito, ay es que todavía es chiquito”, pero en realidad el sobreproteger a los niños es una forma de violencia, el mensaje que transmitimos es “Sin mí no puedes”, es un amor que hace daño.

No me refiero a que es mejor el abadono, por esto quiero compartirles la diferencia entre protección y sobreprotección:

Proteger, significa darle los cuidado que por él/ella misma no se podría dar.

Sobreproteger, es darle los cuidados que ya tiene. Es un exceso de cuidados que corresponde al miedo de Mamá y Papá a que los hijos crezcan, a intentar hacerles un mundo ideal donde no haya emociones displacenteras.

Si bien las Mamás protegemos sin querer y sin darnos cuenta, el efecto que provocamos en los hijos es perjudicial.

Los hijos de “Helicopter Parents”, un nuevo término que en lo personal me encantó, pues se refiere a los Padres que vuelan todo el tiempo sobre los niños como un helicóptero personal. Generan en los niños algunos efectos, como son:

  • Tímidos, inseguros de lo que hacen y en su relación con los demás porque siempre buscan ser protegidos por un adulto.

  • Nerviosos ante nuevos ambientes y personas, sobre todo con chicos de su misma edad, son incapaces de hacer nuevos amigos.

  • Pueden existir problemas académicos, pues los niveles de ansiedad por rendir igual que los demás pero no saber como hacerlo, se refleja en su dificultad por aprender y bajo rendimiento.

  • Pocas veces asumen la responsabilidad de sus actos, pues están acostumbrados a que Mamá y Papá lo hagan por ellos. Esto genera sentimientos de inutilidad y dependencia.

  • Inseguros e incapaces de tomar sus propias decisiones, incluso, los niños sobreprotegidos no pueden elegir su propia carrera, la compañía en donde quisieran trabajar, negociar su salario, etc. Es decir, su autoconcepto y autoestima son demasiado débiles. Tienen falta de iniciativa propia y carecen de seguridad en sí mismos.

  • Egocéntricos y necesitan llamar la atención, pueden ser poco empáticos mostrando indiferencia por las necesidades del resto de las personas.

  • Los niños sobreprotegidos al no sentirse capaces de enfrentar nuevos retos, pues han percibido el mundo como amenazante y hostil; generan conductas de manipulación con tal de cumplir sus deseos personales. No han tenido oportunidades que les ayuden a conocer sus propios talentos y habilidades, pues al tener helicopter parents no han desarrollado herramientas de afrontamiento y adaptación a nuevas situaciones.

Pero, ¿Qué podemos hacer como Papás para criar sin sobreproteger?

Estoy segura que los efectos de ser helicopter parents, corresponden a los propios miedos de ser Papás, temor a dejar crecer a los niños. Mamá y Papá, los invito a cuestionarse para identificar hasta qué punto sus conductas sobreprotectoras corresponden a sus miedos personales o cuales serían preocupaciones reales según la edad de desarrollo de los hijos.

Aquí encontrarán unas pequeñas reflexiones y tips para evitar caer en la sobreprotección, espero les sean útiles y puedan empezar a practicar hoy mismo:

Tip #1: Observen que hacen los demás niños de la edad de su hijo. Si otros niños pueden, entonces déjenlo. No comparen entre niños, esto genera ansiedad, sólo observen. Pero hay que hacerlo poco a poco (aproximaciones sucesivas) no es de un día a otro. Hay que irlo soltando, ej. Andar en bici en la calle de casa y esperarlo en un punto medio, sin tener que perseguirlo.

Tip #2: Las mamás mexicanas a veces actuamos con miedo. Hay que ser valientes, ellos no tienen la culpa de nuestros miedos. Una pregunta que pueden encontrar útil para empezar a cuestionarse sería ¿Le estoy ayudando más de lo que realmente necesita? Por ejemplo, en las tareas a veces nosotros queremos curar la honra en el colegio más de lo que ellos necesitan, esto para que no piense la maestra ¡Ay pero que mamá tan fodonga tiene Juanito!.

Tip #3: Hay que fomentar la independencia en su hijo aunque cueste más trabajo educarlos. Hay que darle conductas de autocuidado. Cuando el niño es chiquito, el radio de influencia de las Mamás es absoluto, van a donde tú quiera y hacen lo que tú quieres, aquí se espera que los Preescolares tengan Helicopter Parents. Pero, cuanto más crece, el radio de influencia se va disminuyendo y lo que queda es el afecto. Ej. Vestirse solo aunque tome más tiempo, lavarse las manos, peinarse aunque quede con la raya chueca.

Tip #4: Los 4 elementos que fabrican la fortaleza de un ser humano son: Amor, cuidado, adversidad y exigencia.

Amor y cuidado: Las mamás mexicanas somos apapachadoras, no me queda duda del amor incondicional por sus hijos.

Adversidad y exigencia: ¿Nos atrevemos? Tenemos que atrevernos a exigirles. Probablemente nuestro raiting y popularidad va a ir en descenso pero tenemos que ser valientes.

Es como una sublime dictadura, hay que mantener el tono calmado, directo pero firme. Ejemplo, ¿Quién te quito la tele? Nadie, tú no hiciste la tarea. NO se trata de hacer represalias, se trata de que los niños vivan las propias consecuencias de sus actos.

Hay que tener la fortaleza de que sus hijos vivan la adversidad, la fortaleza es una demostración de un amor maduro a los hijos.

Los 8 ingredientes básicos para criar sin sobreproteger:

  1. No transmitan sus temores a sus hijos – Razonen y dimensionen sus miedos

  2. Exprénsenles su amor y escuchen sus necesidades – Valoren a su hijo sin condiciones

  3. Acompañen a su hijo en la práctica de nuevas tareas – Permítanle que resuelva problemas

  4. Respeten el juego solitario de su hijo – Denle espacio a su propia autonomía

  5. Respeten el ritmo de desarrollo individual y único de su hijo – Compararlos trae frustración

  6. Infórmense sobre las habilidades esperadas para la edad de su hijo – Compartan con sus maestros y otros Papás

  7. Procuren que socialice y se vincule – Los vínculos fortalecen la personalidad

  8. Pónganse en el lugar de su hijo, recuerden que sigue siendo un niño – Siempre estar listos y disponibles para apoyarlo

Alejandra Gabayet Manzano

Mtra. Terapeuta Familiar Infanto-Juvenil

alegabayet@gmail.com

www.alegabayet.com

#paternidad

© 2020 por Alejandra Gabayet M.

Terapeuta Familiar Infanto-Juvenil

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • Blogger - círculo blanco

Síguenos para recibir consejos de crianza positiva.